Se unifican las tropas de la tribu yaqui en la defensa de su agua

Los yaquis están en estos momentos, además de defendiendo su agua, en un proceso de restructuración de sus mandos. Y, al mismo tiempo, recibiendo el apoyo del resto de la población.
15.Jul.2013 | Autoría: Gloria Muñoz Ramírez | Fuente: Desinformémonos.org

México.

Son más de 40 días de acciones en las carreteras de Sonora. Iniciaron el 28 de mayo en Ciudad Obregón y continuaron el 8 de junio en la carretera internacional a la altura de Vícam, Sonora. La razón y la ley los asiste. La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) les otorgó un amparo contra el manifiesto de impacto ambiental que los protege contra la construcción de Acueducto Independencia, obra con la que el gobernador Guillermo Padrés pretende arrebatarles su agua. Las tropas de la tribu yaqui, dicen desde los campamentos, “no están cansadas”, sino, después de más de un mes “fortalecidas y decididas”.

Este es el contexto en el que les llega el saludo y solidaridad del resto de los pueblos indios de México y del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), en el que afirman que juntos responderán “en consecuencia ante cualquier intento de reprimir esta digna lucha o cualquier otra lucha”, señalaron en un comunicado conjunto.

Es lo que representa una importante y esperada comunicación para el fortalecimiento de las acciones, la comandancia general zapatista y los pueblos, tribus, naciones y barrios que integran el Congreso Nacional Indígena (CNI) saludaron “la movilización histórica de la tribu yaqui en la defensa de su existencia y de su territorio”.

Mario Luna, secretario de las autoridades tradicionales de Vícam, explica que seguirán interrumpiendo la carretera internacional hasta que el gobernador Padrés cumpla la sentencia definitiva de la SCJN y suspenda la extracción ilegal de agua.

Luna asegura que a casi 50 días de iniciadas las movilizaciones, están más firmes que nunca, aunque lamenta que la mayoría de los medios de comunicación sólo cubran lo que provocan los bloqueos y no profundicen en las causas. La ganancia, dice, “se ha logrado que se inicie un proceso de unificación de las tropas yaquis, obligando a sus propias autoridades a abordar el problema. Hoy prácticamente están movilizadas las autoridades de los ocho pueblos abordando el tema”.

Los yaquis están en estos momentos, además de defendiendo su agua, en un proceso de restructuración de sus mandos. Y, al mismo tiempo, recibiendo el apoyo del resto de la población que por primera vez se dan cuenta del peligro de que les roben su agua.

Por lo pronto, ya notificó a todas las partes involucradas y sólo están a la espera de que se ejecuten los ordenamientos judiciales. La pelota está del otro lado.

Columna Los de abajo, de Gloria Muñoz, publicada en La Jornada

Publicado el 15 de julio de 2013