CGT con las supervivientes de Acteal y contra quienes atacan la dignidad y la memoria

Los ataques a las compañeras y compañeros de la Sociedad Civil las Abejas son un ejemplo de las consecuencias que tiene la tolerancia estatal con los grupos armados. Alimentados económica y logísticamente por el mal gobierno, se crecen gracias a su impunidad.
29.Abr.2018 | Autoría: CGT
Etiquetas: 

A las compañeras y compañeros de la Sociedad Civil las Abejas de Acteal

Al Congreso NacionaI Indígena

Al Concejo Indígena de Gobierno

 

Desde CGT quedamos asombrados e indignados ante la noticia del ataque brutal a la sede de la Sociedad Civil las Abejas de Acteal. Este fue perpetrado por una organización que desvergonzadamente se hace llamar “Sembradores de Paz”.

(La denuncia y la descripción del ataque puede leerse en palabras de las propias compañeras y compañeros en : http://acteal.blogspot.com.es/2018/04/denunciamos-agresion-armada-en-nue...)

La Sociedad Civil las Abejas de Acteal es una organización sinónima de paz. Rehuyendo la venganza y trabajando siempre desde el amor, el respeto y la memoria, han llevado a cabo un trabajo lento y constante de sanación colectiva de las heridas que dejó en la comunidad la masacre de 1997.

Atacar de forma violenta y armada la autonomía que ellas y ellos construyen es una infamia inmensa. Violentar a quienes practican la no-violencia es la vil forma que tienen las autoridades mexicanas de tratar en vano de dinamitar las semillas de auto-organización que crecen en el México de abajo.

Los ataques a las compañeras y compañeros de la Sociedad Civil las Abejas son un ejemplo de las consecuencias que tiene la tolerancia estatal con los grupos armados. Alimentados económica y logísticamente por el mal gobierno, se crecen gracias a su impunidad. No hay castigo para quienes cometen estos actos, y de haberlo es mínimo si lo comparamos con la gravedad de sus actos criminales.

Desde CGT condenamos estos ataques y enviamos todo el ánimo y solidaridad a las compañeras y compañeros de las Abejas. Sabemos que por fieros que sean los embistes de los de arriba, desde abajo, las comunidades y pueblos originarios seguirán construyendo autonomía y libertad.