22-S: CGT denuncia estado de emergencia en zona zapatista y represión al pueblo Yaqui.

Precisamente en México son los Pueblos Indios, organizados en el Congreso Nacional Indígena (CNI), quienes por sus modos ancestrales de concebir la vida y la relación con el ecosistema suponen hoy la mayor amenaza para que los planes trazados desde arriba no puedan acometer su fin. Su chispa enciende la llama de la rebeldía en niños, jóvenes, adultos y ancianos.
21.Sep.2011 | Autoría: CGT

Debido a las más recientes amenazas de muerte y de arrebato de tierras recuperadas desde el alzamiento zapatista del 94, desde la Red contra la Represión y la Solidaridad se ha convocado a una jornada de movilización a nivel nacional e internacional para demostrar el apoyo y el respaldo total al modo de vida que han elegido los y las zapatistas en Chiapas: la autogestión y autosuficiencia al margen del Estado mexicano.
 
Los dos más recientes casos, sangrantes ambos, nos llevan a las comunidades de San Patricio y San Marcos Avilés (municipio oficial de Chilón), en las cuales las bases de apoyo del EZLN andan recibiendo brutales intimidaciones y consecuencias de desplazamientos forzosos, siendo la situación de emergencia alimentaria y sanitaria, además de tener bloqueada la escuela autónoma.
 
La estrategia diseñada desde las más altas instancias de los gobiernos izquierdista estatal y derechista federal, con Juan Sabines Guerrero y Felipe Calderón Hinojosa respectivamente como máximos responsables, siguen poniendo su punto de mira en las Comunidades que resisten a los planes del capitalismo agonizante. Ya sea bajo el nombre de Plan Mesoamérica, de los objetivos del Milenio de la ONU, el PROCEDE o las Ciudades Rurales Sustentables (CRS), el objetivo es el mismo: destruir una alternativa de vida que produce escalofríos en los dueños de las multinacionales y los poderes fácticos que desgobiernan las democracias formales.
 
Precisamente en México son los Pueblos Indios, organizados en el Congreso Nacional Indígena (CNI), quienes por sus modos ancestrales de concebir la vida y la relación con el ecosistema suponen hoy la mayor amenaza para que los planes trazados desde arriba no puedan acometer su fin. Su chispa enciende la llama de la rebeldía en niños, jóvenes, adultos y ancianos. Y trasciende fronteras. Su lucha por la autonomía nos hermana a quienes creemos en la libertad, la democracia directa y la justicia.
 
Esta política de hondo desprecio y criminal represión se repite de forma contundente con todos los pueblos indígenas en lucha, que al igual que en Chiapas, defienden sus tierras y territorio. En Michoacán, los comuneros nahuas de Ostula están siendo asesinados por defender su territorio, asimismo los comuneros purépechas de Cherán se encuentran amenazados por defender sus bosques y comunidad de talamontes y narcotraficantes. En Sonora, los pueblos yaquis están sufriendo represión por oponerse a la construcción del acueducto “Independencia”, defendiendo así el agua del Río Yaqui que les da la vida y la identidad. En Wirikuta, la zona ritual del pueblo huichol en San Luis Potosí, así como en comunidades indígenas mixtecas y tlapanecas de Guerrero, existe la amenaza de que se establezcan explotaciones mineras de capital canadiense. Éstos son sólo algunos ejemplos. En toda la geografía de México, se repiten las historias de despojo, saqueo y muerte, que es la forma como serán recordados y condenados los gobiernos de arriba por los pueblos, que son quienes realmente viven y hacen la Historia.
 
Las honestas y arriesgadas luchas que protagonizan los pueblos libres tienen también rostro. Los miembros de estos pueblos siempre están en peligro de ser arrestados mediante la fabricación de delitos, recayendo la brutalidad sistémica encima de ellos y ellas pasando a ensanchar la escandalosa realidad de la prisión política. El cercano caso de Rocío Moreno, representante de los comuneros de Mezcala, Jalisco, así lo confirma. Y la prisión, como siempre, sirviendo a los funcionarios de cualquier nivel para dejar claro quien manda, como es el caso del colectivo la Voz del Amate y Solidarios con la Voz del Amate en las cárceles de Chiapas, a cuyos miembros hace escasos días se les ha restringido severamente el tiempo de visita.
 
Desde la CGT, a 22 de septiembre de 2011, jornada nacional e internacional de apoyo a l@s zapatistas, denunciamos enérgicamente los violentos cercos formados por paramilitares y funcionarios estatales de Chiapas y también en Sonora además del indispensable apoyo federal en dichas labores para intentar frenar y revertir los procesos de autodeterminación que nos corresponden a todo aquél grueso de la sociedad que anhelamos, y ya estamos ejerciendo, ese mundo nuevo que llevamos en nuestros corazones.
 
¡Alto a la Guerra de Baja Intensidad en Chiapas!
¡Viva el EZLN!
 
¡Alto al Acueducto “Independencia”, a la privatización del agua y a la represión contra el Pueblo Yaqui!
¡Viva el CNI!

¡Abajo la criminal Ley de Seguridad Nacional!

 
“¡Nunca más un México sin nosotros!”
 
Madrid, a 21 de septiembre de 2011.
Secretaría de Relaciones Internacionales de la CGT

Adjunto, documento de La Otra Campaña para la Jornada dislocada del 22-S. Aquí: